Conversaciones en el ascensor (II)

Siempre llegaba tarde a todos lados. Siempre. Ya podía levantarme con un margen suficientemente amplio de tiempo que me permitiera llevar con calma la mañana, que algún imprevisto sucedía. Había comenzado a asumir ese defecto. Mis familiares y mis amigos más cercanos ya me daban por perdida, pero lo que apenas me conocían se llevaban una mala impresión.

Pero esa mañana todo iba a cambiar. Tenía una entrevista con una prestigiosa firma de cosméticos que querían cambiar su imagen corporativa. Habían visto mi portfolio en mi web e Instagram y les había gustado.

Me vestí para la ocasión. Vestido midi de tubo en color negro y unos tacones de 10cm de color mostaza. Maquillaje y pelo muy sencillo aunque me llevó un par de horas lograr el resultado que quería.

Cogí mi portátil y la agenda y lo metí en mi maletín. Le eché un último vistazo a mi look en el espejo de la entrada. Todo estaba perfecto. ¿Que podía fallar? Cogí mi taza de café hermética y salí de casa.

Cuando estuve dentro del ascensor, saqué el móvil del bolso y comprobé que no tenía ningún correo cancelando la cita. En ese momento el ascensor se detuvo en el cuarto. Las puerta se abrieron ahí estaba de nuevo él, EL VECINO. Iba vestido con chándal y zapatillas y llevaba una mochila nike colgada del hombro. En cuanto me vio me miró de arriba a abajo y sonrió.

-¡Pero si la influencer del edificio! ¿Dónde te has dejado a Cobi?- Dijo mientras entraba en el ascensor y pulsaba el botón de la planta baja.

-Hola estilista. -Respondí metiendo el teléfono en el bolsillo exterior de mi maletín.-Cobi se ha quedado durmiendo en casa.

-Una lastima, Cobi te realza la sonrisa. -Me dijo apoyando su mano sobre una de las paredes del ascensor. Me sonrojé y mis braguitas empezaron a vibrar. Dios mío, necesito tranquilizarme. Hoy es un día muy importante – Tengo la botella de vino preparada, por cierto.

Me sorprendió que aún se acordara de nuestra última conversación en el ascensor. Habían pasado dos meses y desde entonces no nos habíamos vuelto a cruzar. No se en que trabajaba este chico, pero desde luego su horario y el mío no eran muy compatibles.

Se acercó un poco más a mi. Nuestros rostros estaban separados por algo más de un palmo. Me estaba poniendo cada vez más nerviosa y él parecía estar muy tranquilo. Desde donde estaba seguro que podría escuchar mi corazón latir con fuerza. Hasta con el chándal estaba guapo, maldito cabrón.

-¿Me vas a decir cómo te llamas? – Me susurró al oído con una voz muy sexy.

-Ya te lo dije, te lo contaré un día tomando un vino. -Aunque mi tono de voz sonó directo y firme, estaba como un flan.

El se separó un poco de mi, me sonrió y me dijo:

-Yo pongo el vino y tú tráete a Cobi.

En ese momento el ascensor paró en la planta baja. Se colocó su mochila y en cuanto se abrieron las puertas salió. No sin antes añadir:

-Y no te olvides de tus pantuflas.

Será cabrón, pensé. Las puertas se cerraron y yo me quedé ahí, con cara de idiota reviviendo ese momento en el que la boca de Fran estaba a un palmo de la mía. Necesitaba calmarme. No podía ir tan acelerada a la entrevista. Cuando me senté en el asiento del coche cerré los ojos y respire hondo un par de veces. Cuando ya parecía que estaba más relajada fui a encender el motor del coche con tan mala suerte que golpeé la taza de café derramando todo el liquido sobre mi vestido. ¡¡MIERDA MIERDA MIERDA!! Saqué un par de pañuelos para intentar secar semejante desastre. Pero no había nada que hacer. Otra vez iba a llegar tarde. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s